Infonavit vs bancos, ¿quién apoya más?

Los pasados sismos de septiembre no solo mostraron una sociedad unida y solidaria, sino más bien asimismo prendieron en el ámbito financiero señales de alarma, y no precisamente porque haga falta liquidez en las instituciones para hacer  frente de las contingencias, sino por la urgente necesidad de prosperar y mejorar productos financieros para la atención de los perjudicados.

Por poner un ejemplo, mientras que el Infonavit hizo brigadas para ir de manera directa a buscar a sus acreditados en las zonas más perjudicadas por el sismo, ciertos bancos y compañías de seguros solicitaban comunicarse por teléfono y levantar el reporte de siniestro tal y como si fuera cualquier otra sircunstancia.

Peor todavía, en muchos de los casos en los call center proseguían exactamente el mismo protocolo telefónico sin mínima muestra de sensibilidad. Salvo salvedades que comentan que Banamex sí busco a sus clientes del servicio con créditos hipotecarios para consultar su situación, el resto no lo hicieron. De ahí que, podemos otorgarle punto para el Infonavit.

Un ejemplo más serían los Asalariados buscando cobrar los seguros de contenidos que se incluyen en el crédito hipotecario, a quienes les solicitaban factura de todo y, en el mejor caso, el banco pedía fotografías en donde se constatara el bien que se pretendía cobrar al seguro. Aunque el monto en Infonavit era menor, múltiples recibieron el recurso fijo sin tanta documentación por el medio.

Y a un mes, por lo menos en el número de pagos de seguros de daños asociados a créditos hipotecarios, apenas están empezándose a liberar ciertos pagos por la parte de los bancos, sobre todo de aquellos con pérdida total, en donde Scotiabank con su compañía aseguradora, en los casos hasta el momento documentados en Condusef, es la que mejor ha liquidado a los perjudicados. Generalmente el proceso va lentísimo. Solo en la Urbe de México, el Infonavit reportó haber entregado más de ciento sesenta apoyos y la meta es de 3 mil derechohabientes.

El camino prosigue siendo largo, puesto que aún hay casos en donde, por poner un ejemplo, las compañías aseguradoras y bancos deben ponerse conforme exactamente en qué hacer en aquellos departamentos que tuvieron daños y deben apuntalarse. Un caso se dio en Insurgentes Norte mil doscientos veinte, en donde hay ciento sesenta y siete departamentos, de los cuales, ciento treinta cuentan con un crédito hipotecario y se requiere fortalecer ¿De qué forma se actuará ahí? Indudablemente va a ser un reto, como lo va a ser en el seguro de daños, en donde próximamente se anunciarán cambios regulativos.

Referente al campo financiero se toma con determinada sorpresa que Amado Yáñez, sí, el personaje que Banamex acusó por supuesto fraude en contra suya con Oceanografía, se le ha visto muy activo por múltiples lados. Por servirnos de un ejemplo, así como sus abogados ha comentado a múltiples financieros que de las cincuenta cuentas corrientes que la PGR ordenó bloquear en el tercer mes del año de dos mil catorce, como cumplió en ese instante la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), al mandar el oficio a todos y cada uno de los bancos— “ya prácticamente todas están desbloqueadas”. Solo le falta una. ¿Adivinen de qué banco? Sí, obvio, de Banamex, y el señor Yáñez anda viendo de qué forma recobrar ese dinero. ¿Qué afirmará Banamex que ahora hasta podría ser demandado por quien prosigue un proceso de defraudación en libertad por el supuesto fraude de Oceanografía?

Sin embargo, eso no es todo. Como el proceso en contra suya lo lleva fuera de la prisión, aseguran que lo han visto en conocidos restoranes de la urbe y también, en uno de ellos acompañado de Miguel Alemán Magnani, presidente de Conjunto Alemán, lo que no ha de ser nada extraño, puesto que recordemos que en dos mil catorce renunció de adquirir Oceanografía. ¿De qué negocios van a estar hablando ahora?

Add Comment